{{htmlmetatags>metatag-robots=()}} Aspiración-Everest, Parte 4

Aspiración-Everest, Parte 4

Mi peregrinaje divino

Mi Amado Señor, mi Amado Amigo, mi Amado Todo, Tú me has dado mi sencillez. Tú me has dado mi sinceridad. Tú me has dado mi serenidad. Tú me has dado mi pureza.

Me has dado la sencillez para que pueda comenzar mi peregrinaje por el camino de mi conciencia corporal. Me has dado la sinceridad para que pueda comenzar mi peregrinaje por el camino de mi dinamismo vital. Me has dado la serenidad para que pueda comenzar mi peregrinaje por el camino de mi visión mental. Me has dado la pureza para que pueda comenzar mi peregrinaje por el camino del deleite de mi corazón.

Mi Señor Supremo, Tú me has dicho además que mi sencillez, mi sinceridad, mi serenidad y mi pureza, únicamente alcanzarán su cumbre de perfección, cuando la gratitud de mi corazón florezca pétalo a pétalo, desarrollándose hasta la perfecta Perfección. Y para ello, lo que necesito es el constante ofrecimiento de mí mismo, el ofrecimiento consciente, fervoroso e incondicional de mí mismo.

Para ofrecerme consciente, constante, fervorosa e incondicionalmente, necesito acercarme a Ti, no como un mendigo desamparado sino como un amigo-amante. Si me acerco a Ti como un mendigo, tal vez me des lo que necesito o lo que quiero. Pero mi cuenco de receptividad será tan pequeño que, aunque me des lo que necesito, no podrá ser mucho; estará lejos de la satisfacción de mi alma. Y si me das lo que yo quiero, tal vez no sea lo adecuado. Por eso, lo que me des, en última instancia, será una fuente de frustración y jamás una fuente de satisfacción.

Mi Señor Supremo, si me das lo que Tú quieres darme, aunque sólo sea una pizca, esa pizca misma, no sólo va a complacer a lo real en mí, el alma, sino que también va a inmortalizar lo humano en mí. Lo humano en mí es mi esperanza humana, mi esperanza terrenal. La esperanza, antes de dar fruto, no es más que ilusión, ensueño y alucinación mental. Pero Tú podrás inmortalizar esa esperanza misma. Y cuando esté inmortalizada, veré mi esperanza bajo la forma de la Visión trascendental de Tu propia Realidad y la Realidad universal de Tu propia Visión.

8:00

18 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Norwalk, Connecticut

Lord Of My Life, Friend Of My Heart

My Beloved Supreme, I have some gifts for You. My first gift is my soulful cry. My second gift is my fruitful smile. My third and special gift is my oneness-heart. My fourth and my extra-special gift is my gratitude-flame.

“My child, I am all gratitude to you, and I have also a gift for you. This is My gift: I need you infinitely more than you can ever imagine. With you I started My Vision’s journey; with you I shall reach My Reality’s Satisfaction-Goal.

3:00 p.m.

July 17, 1977 In transit from Jamaica, New York to Washington, D.C.

Aceptación

He aceptado al hombre

porque

el hombre está soñando.


He aceptado a la Tierra

porque

la Tierra está trascendiendo.


He aceptado al Cielo

porque

el Cielo está sonriendo.


He aceptado a los dioses cósmicos

porque

los dioses cósmicos están prometiendo.


He aceptado a Dios

porque

Dios está evolucionando y colmando a la vez.


Me he aceptado a mí mismo

porque

estoy aprendiendo el arte supremo de la entrega.


7:30

19 de julio, 1977

Jamaica High School Track

Jamaica, New York


Momentos de vacío

Dices que sufres momentos de vacío. ¿Sabes por qué? No es porque no tengas nada que hacer. No es porque no tengas nada de que hablar. No es porque no tengas nada que leer o escribir. No es porque tu mundo esté falto de amigos. No es porque no puedas confiar en el mundo. No es porque no puedas reivindicar a alguien como tuyo en esta inmensa creación de Dios. No, la razón por la que sufres esos momentos de vacío es que no estás jugando en el jardín de tu corazón con el niño de tu corazón, tu alma.

Si juegas amorosa, alegre, devotamente y sin reservas con tu niño-alma, entonces nunca, nunca sufrirás momentos de vacío, no importa lo que el mundo te dé, no importa lo que el mundo te haga, no importa lo que estés haciendo o lo que vayas a hacer para este mundo nuestro.

Los momentos de vacío te asaltarán a menos y hasta que hagas la cosa adecuada, la única cosa, que es disfrutar de tu constante recreo de unidad con el niño de tu corazón, el alma. Y algo más: tienes que comprender el hecho supremo de que una pequeña y fervorosa sonrisa de tu alma es la salvadora de tu vida, la liberadora de tu vida y la colmadora de tu vida. Si puedes sorprender al alma sonriendo, estás destinado a progresar en tu vida interna y a triunfar en tu vida externa. Y cuando sonríes simultáneamente con el alma, devienes en lo que eternamente eres en el mundo interno: la propia Sonrisa de Satisfacción de Dios. No son los momentos de vacío, sino una sonrisa colmada y colmadora, el único propósito de tu realidad-existencia aquí en la Tierra.

7:40

19 de julio, 1977

Jamaica High School Track

Jamaica, New York

Estás receptivo a un pequeño cambio

¿Quieres ser perfecto en todos los aspectos? Entonces, déjame hacerte algunas preguntas sencillas pero iluminadoras de la vida. ¿Está tu mente receptiva a un pequeño cambio? Si lo está, pídele a tu mente que no sea tan dudosa y recelosa todo el tiempo. ¿Está tu vital receptivo a un pequeño cambio? Si lo está, pídele a tu vital que no trate despóticamente al mundo ni trate de aplastar al mundo bajo su peso pesado. ¿Está tu cuerpo receptivo a un pequeño cambio? Entonces, pídele a tu cuerpo que no duerma desvergonzadamente tantas horas seguidas. ¿Está tu corazón receptivo a un pequeño cambio? Si lo está, pídele a tu corazón que no sea tan desamparada y desesperadamente tímido.

Pedirás una cosa más a cada miembro de tu familia interna. ¿Está tu mente receptiva a un pequeño cambio? Si lo está, pídele a tu mente que se vacíe de todo contenido por la mañana temprano para que Yo pueda entrar en ella y disfrutar Mi Descanso-Satisfacción al menos durante siete segundos efímeros. ¿Está tu vital receptivo a un pequeño cambio? Si lo está, pídele a tu vital que despliegue las alas de su cariñosa atención sobre todo el mundo. ¿Y qué haré Yo entonces? Con enorme orgullo jugaré con las todo-amorosas alas de cariñosa atención de tu vital. ¿Está tu cuerpo receptivo a un pequeño cambio? Si lo está, pídele a tu cuerpo que despierte, que mire alrededor y Me descubra. Estoy escondiéndome. Si el cuerpo puede seguir mi rastro, estaré más que deseoso de jugar con el cuerpo a Mi Juego del escondite, el cual disfrutan profundamente hasta los dioses cósmicos. ¿Está tu corazón receptivo a un pequeño cambio? Si lo está, pídele a tu corazón que inhale únicamente el hálito de la pureza y nada más. Dile a tu corazón que el hálito de la pureza es lo único que Me sustenta. Cuando me alimento de cualquier otra cosa, sufro todo tipo de dolencias. El hálito de la pureza de tu corazón es lo único que Me alimenta, Me sustenta y Me da el Néctar-Deleite y la Fortaleza-Inmortalidad para continuar Mi Juego cósmico, Mi Danza cósmica y Mi Satisfacción-Unidad cósmica.

July 19, 1977

Jamaica High School Track Jamaica, New York

El rey-ignorancia, el hombre-deseo, el Dios-Compasión

¿Dónde está el rey-ignorancia? Está en el trabajo. ¿Dónde está el hombre-deseo? Está en el trabajo. ¿Dónde está el Dios-Compasión? Está en el trabajo.

Si quieres saber cómo trabajan, estoy más que dispuesto a contártelo. El rey-ignorancia trabaja incansablemente. El hombre-deseo trabaja inconscientemente. El Dios-Compasión trabaja incondicionalmente.

El rey-ignorancia quiere devorar al mundo. El hombre-deseo quiere poseer el mundo. El Dios-Compasión quiere iluminar al mundo.

El rey-ignorancia dice: “No quiero amar nada. No quiero amar a nadie. Pero quiero ser amado por el hombre-deseo y por el Dios-Compasión”.

El hombre-deseo dice: “Quiero amar la tentación del rey-ignorancia y quiero ser amado por el Perdón del Dios-Compasión”.

El Dios-Compasión dice: “Quiero amar Mi propia evolución que despierta en el rey-ignorancia. Quiero amar Mi propia evolución que aspira en el hombre-deseo. Quiero amar Mi propia evolución todo-trascendente y todo-iluminadora en Mi propia Barca de Sueño y Ribera de Realidad”.

22:15

19 de julio, 1977

Co-op City

Bronx, New York

Nunca es demasiado tarde

Nunca es demasiado tarde para que me vuelva un buen instrumento de Dios.

Nunca es demasiado tarde para que rece a Dios y medite en Dios en las primeras horas de la mañana.

Nunca es demasiado tarde para que sirva a mi Amado Supremo en mis hermanos y hermanas: la humanidad.

Nunca es demasiado tarde para que ame a mis hermanas y hermanos de la humanidad en mi Amado Supremo.

Nunca es demasiado tarde para decirle a mi dulce Señor que soy sólo para Él. Para verlo cara a cara, para amarlo, servirlo y colmarlo, para eso he visto la luz del día.

Nunca es demasiado tarde para que aprenda lo que de verdad soy en el mundo interno y desaprenda lo que de verdad no soy en el mundo externo.

Por último, nunca es demasiado tarde, no sólo para tener una conversación de corazón a corazón con mi Piloto Interno, sino también para convertirme en Su imagen misma. Sé que mi Señor Supremo sólo estará totalmente complacido conmigo cuando llegue a ser como Él, otro Dios, pues Él quiere que yo sea Su compatriota, no Su esclavo.

Sí, hay algo para lo que ya es demasiado tarde, y porque ya llego tarde para ello, estoy infinitamente agradecido a mi Amado Supremo. ¿De qué se trata? Se trata de mi vida de deseo. Es demasiado tarde para que regrese a mi vida de deseo. Y hay algo más que también es verdad: nunca más podré regresar al reino animal, ¡nunca!

6:15

20 de julio, 1977

Jamaica High School Track

Jamaica, New York

Dios ha hecho el mundo redondo

Dios ha hecho el mundo redondo. ¿Sabes por qué? Quizá lo sabes. De hecho, todo el mundo podría aportar una respuesta según su luz interna y a su perspectiva externa. Según mi conocimiento interno, quisiera decir que Dios ha hecho este mundo redondo para que todos podamos sentarnos en círculo a Su alrededor, sin que la visibilidad de nadie quede obstruida por otros. Si otros obstruyen nuestra visibilidad, naturalmente nos sentiremos tristes y desgraciados. Por eso Dios, el Autor de todo Bien, ha hecho nuestro mundo redondo, para que podamos verle fácil y directamente; y si queremos, lo cual deberíamos, podemos mirarle devota y fervorosamente.

Para ser miembros del círculo de Dios, tenemos que permanecer en nuestros corazones. ¿Cómo permanecer en nuestro corazón? Hay muchas maneras, pero la más fácil y efectiva, es sentir que el círculo creado por Dios para nosotros, no sólo es nuestro círculo salvador, sino también nuestro círculo hermano y nuestro círculo hermana. Si consideramos este mundo redondo nuestro como un elemento extraño o como una obstrucción y una barrera, si sentimos que tenemos que ir más allá del círculo del mundo, y para ello romperlo en pedazos, cometemos un gigantesco disparate. No, este círculo es nuestro círculo de unidad, desde donde todos podemos ver a nuestro Amado Supremo conforme a la receptividad de nuestro corazón, la luminosidad de nuestra alma y la creatividad abnegada de nuestra vida.

6:20

20 de julio, 1977

Jamaica High School Track

Jamaica, New York

Soy un donador

¿Soy un donador? Sí, lo soy. ¿Soy un donador alegre y lleno de alma? No, desgraciadamente no. Esto quiere decir que no sólo estoy ofreciendo mi rosa sino también muchas, muchas espinas junto con ella.

¿Soy un donador? Sí, lo soy. ¿Soy un donador alegre y lleno de alma? No, desgraciadamente no. Esto quiere decir que no sólo estoy ofreciendo mi mundo de esperanza sino también mi mundo de frustración junto con él.

¿Soy un donador? Si, lo soy. ¿Soy un donador alegre y lleno de alma? No, desgraciadamente no. Esto quiere decir que estoy ofreciendo a todos aquellos que me rodean, no sólo mi mundo libre de aspiración, sino también mi mundo ligado al deseo.

¿Cómo puedo llegar a ser un donador alegre y lleno de alma para liberarme y liberar a los demás? Puedo llegar a ser un donador alegre y lleno de alma siempre que pueda sentir que el donador es también un receptor. Cuanto más grande es el donador, mejor receptor se hace. Él da porque siente que esa es la única manera de complacer a lo real en él, a su alma. El auténtico donador ofrece al mundo, con alegría y fervor, la belleza todo-iluminadora de su alma, y nunca, nunca, el sueño-fealdad de su cuerpo.

6:35

20 de julio, 1977

Jamaica High School Track

Jamaica, New York

Is It My Fate?

"My Lord Supreme, is it my fate that I shall have no shortcut to my satisfaction-goal? Everybody knows that there is a shortcut to the goal, but in my case I have not yet discovered that shortcut. You want me to love the world, You want me to serve the world because inside the world is Your own Reality-existence. But this world of Yours was not ready, is not ready and perhaps will never be ready for any chosen instruments, supremely chosen instruments, to awaken the slumbering human life. No! No spiritual figure has ever succeeded according to Your inner Volition.

"Perhaps You expected, expect and will always expect more than the sleeping world can offer to You, to Your direct emissaries. My Lord Supreme, do tell me what was the main obstacle and what is the main obstacle for my brother-sister friends who came into the earth arena to change the face of the world radically as I am also trying to do?”

“Only one obstacle you have, only one obstacle they had, and this obstacle is, and has always been, insurmountable. Do you know what that obstacle is? Disobedience, which grows into world-defiance. The seed of this disobedience is lack of oneness-heart. My son, unfortunately there is no shortcut for you, for you have become inseparably one with Me. God-realised souls have no shortcuts, for they have accepted My burden as their own burden. This world denies and defies all shortcuts, but you and I and others who are in the same boat have to make friends with our Eternity’s patience.”

6:45

20 de julio, 1977

Jamaica High School Track

Jamaica, New York

Qué estoy haciendo

¿Qué estoy haciendo? ¿Estoy amando a Dios-el-hombre? No. ¿Estoy sirviendo al hombre-el-Dios? No.

¿Qué estoy haciendo? ¿Estoy clamando por un mundo mejor? No. ¿Estoy pensando en transformar mi vida externa? No. ¿Estoy contemplando colmar mi vida interna? No.

¿Qué estoy haciendo? ¿Estoy deseando la destrucción del mundo? No. ¿Estoy deseando comenzar una nueva vida para jugar otra vez como un niño –despreocupado, sin ningún pensamiento, ninguna duda, ningún recelo, ningún temor, ninguna ansiedad? ¿Estoy añorando aquellos días dorados de mi infancia? No, no.

¿Qué estoy haciendo? ¿Estoy mostrando un apego excesivo al Deleite celestial, a las diosas y dioses cósmicos? No, no. ¿Estoy mostrando una amarga, hastiada repulsión por el mundo, por este mundo grosero, sin aspiración? No, no.

¿Qué estoy haciendo entonces? Sencillamente estoy navegando mi barca de esperanza hacia una ribera. Tal vez es una ribera de incertidumbre y tal vez es una ribera florida de ensueño. No lo sé, ni quiero saberlo. Si supiera que es una ribera de incertidumbre, me vería condenado a la frustración-destrucción; y si supiera que es una ribera florida de ensueño, entonces, una desvergonzada complacencia-relajación se filtraría por todo mi ser y dominaría mi existencia terrenal. Por consiguiente, dejo mi destino enteramente a los Pies del hacedor de mi destino, mi Amado Supremo.

8:10

20 de julio, 1977

Jamaica High School Track

Jamaica, New York

Sin el hombre y sin Dios

¿Puedo hacer algo sin el hombre? Sí, puedo. Sin el hombre puedo hacer muchas, muchas cosas, por no decir todas y cada una de las cosas. Si rezo a Dios para que me conceda la capacidad de hacer todas las cosas sin ayuda de la humanidad, estoy seguro de que me concederá esa gracia.

Hago tantas cosas sin el hombre, precisamente porque mi Padre Todopoderoso, mi Amado Supremo, me ha dado la capacidad. Miro a mi poderoso hermano, el sol, sin el hombre. Miro a mi hermosa hermana, la luna, sin el hombre. Miro a mis dulces hijas, las estrellas, sin el hombre. Miro una y otra vez a mi Padre, Dios, y a mi Madre, Dios, sin el hombre.

Pero, ¿puedo hacer algo sin Dios? ¡No, imposible! ¿Por qué? No puedo hacer nada sin Dios porque no puedo vivir sin Dios. ¿Cómo es que no puedo vivir sin Dios? ¿Será porque Él es todo Benevolencia y todo Amor? ¡No, no! ¿Será porque Él es todo Atención y todo Compasión? ¡No, no! ¿Será porque Él está en todas partes? ¡No, no! ¿Será porque Él es mi esencia y mi substancia? ¡No, no!

Entonces, ¿por qué razón no puedo vivir sin Dios? No puedo vivir sin Dios precisamente porque no puedo vivir sin lo que soy. ¿Puedes tú vivir sin lo que eres? ¡Imposible! Si eres uno con Dios, tienes a Dios dentro de ti de la misma manera que el ciervo tiene el almizcle. El ciervo y el almizcle son inseparables. Cuando una flor tiene fragancia, la flor y la fragancia son inseparables. Igualmente, Dios-la-Belleza que está dentro mí y Dios-el-poseedor de la Belleza, son inseparables. Así pues, no puedo vivir sin Dios, puesto que Él es lo que soy y lo que tengo. Tú tampoco puedes vivir sin lo que tienes y lo que eres. Lo que tienes y lo que eres será siempre la misma Realidad-Existencia: Dios. Por lo tanto, tú y yo no podemos vivir sin Dios, y mucho menos hacer algo sin Dios.

8:15

20 de julio, 1977

Jamaica High School Track

Jamaica, New York

My Heart-To-Heart Talk

"O man, let Me have a heart-to-heart talk with you. Man, I love you and I serve you. But you do not believe in My Love, you do not believe in My Service. To My sorrow you suspect Me. To My sorrow you feel that My Love is binding you, binding you to the earth-bound reality. You feel that My Love has enchained you, entangled you, encaged you. You want to be a free bird, a free reality-existence, but you feel that My Love for you is binding you in every possible way. This is the realisation you have come to, man.

"I am having a heart-to-heart talk with you, so I wish to tell you that in no way am I binding you. I am only helping you, with My Love and with My Service, to become one with vastness, one with immensity, one with God’s Eternity, Infinity and Immortality, one with Oneness-Delight itself. This heart-to-heart talk of Mine, man, one day you will believe. One day you will have faith in My soulful Message, My Life’s breathless Message, that I have just offered to you."

“O Lord, let me have a heart-to-heart talk with you. O Lord Supreme, I do not love You, I do not serve You, in spite of the fact that at times I am fully determined to love You and serve You conditionally, even if it is not within my capacity to love You unconditionally. But alas, I fail to love You even conditionally; I fail to serve You even conditionally. My Lord Supreme, is it because I love mankind more than I love You? Is that why real love does not come from me towards You? Is it because You are not to be loved the way I want to love You, with all my earthly needs and heavenly needs, with all that I think of as my needs? Is it because I am self-sufficient without You? To be without man is not an impossibility; but to be without You is impossibility itself. But is it because to some extent I can live without You? When I live in my ignorance-night, I do not live in You or for You. Or is it because my pride, my disproportionate pride, finds it beneath its dignity to live with You inside mankind? Is it because of all this that I am separated from You and find it impossible to offer true love to You? My Lord, will I ever be able to love You devotedly, will I ever be able to serve You soulfully, will I ever be able to claim You as my own, very own, founded on the inner conviction that You are mine and I am Yours? Will I ever be able to serve You and love You to my heart’s content?”

“My child, what do you want? Do you want to love Me or do you want to prove to Me that you love Me? There is a great difference between your love for Me and your demonstration of love. Your love of Me and your wish to demonstrate your love for Me are two different things. You do not have to demonstrate your love to Me as long as you have the inner cry to love Me. This inner cry is not theoretical, but practicality itself. It is the height of practicality. I am the eternal Lover and you are My mirror, so you have to know that when I look at you I see My own reflection. Remain My mirror and My Love of you will be your love for Me, for I see Myself alone here on earth and there in Heaven. I do not see anything as something other than Myself. I do not see anybody as someone else. I see only Myself, My larger Self, My universal Self, through you, My mirror. Through you I see Myself, My own reflection. Therefore, you do not have to prove your love for Me. Just maintain your inner cry to love Me devotedly, soulfully and unconditionally. This inner cry is not only My divine Will in you, but it is also My supreme execution of My divine Will in and through you.

"I love My creation. Therefore, I live in My creation. If it just cries to love Me, that is more than enough. I need no other proof. That is proof itself: the cry, the cry, the soulful cry, only for Me, only for Me.”

8:20

20 de julio, 1977

Jamaica High School Track

Jamaica, New York

Never Make An Outer Promise

My brother Chitta used to tell me, “Never, never make an outer promise. Only promise to yourself inwardly what you want to do in your life and with others’ lives. The moment you outwardly tell the world what you are going to do, or what you expect others to do for you, for others, or for themselves, the hostile forces will invariably attack you directly. Then other undivine forces will try to enter into you: humanity’s jealousy, humanity’s insecurity, humanity’s doubt and many wrong forces.

“When your promise is in the inner world, the undivine forces remain dormant. They think that it is just wishful thinking. When you are talking to yourself inwardly, they think it is not really a promise. But when you open your mouth for the public to hear, for humanity to hear, then you are exposed. At every moment your inner will has to come forward to fulfil your promise; otherwise, if you are unable to fulfil your promise, you will be assailed by self-doubt and self-mockery. The world does not have to mock at you. You yourself, your own sincerity, will mock at you. So it is better to keep your promise inside your heart: not to deliver it from your tongue and not to keep it even on the tip of your tongue.”

Here I am not listening to my brother; I am not doing the right thing. All the time I am making outer promises: I will write so many songs, I will paint so many pictures, I will do this, that. But in my case, I am a spoiled child in the family. I do exactly the opposite of what they ask me to do. Therefore, I am paying the penalty very nicely with my disciples. And I am not only the spoiled child in my family, I not only exploited my family’s affection and love, but I also exploit the Love, Affection, Blessing and Compassion of my Beloved Supreme every day, every hour, every minute, every second. I always feel that if something comes out of my mouth, then He will be there to keep my promise, justify my promise. This is my inner conviction. I know I was nothing, I am nothing, I will remain nothing in humanity’s eye. But in my Father’s Eye, in my Father’s Heart, I am everything, for I love Him, I need Him only, only, only.

8:30

20 de julio, 1977

Jamaica High School

Jamaica, New York

Struggle

“My Lord Supreme, do You approve of my struggle-life? Do You approve of the progress that I make through struggle? I feel that I make progress only when I have struggles; only when I have to surmount obstacles do I feel that I make progress.”

“My child, you are totally mistaken. The spiritual life, the real life, does not need struggle at all. There are two kinds of struggles that originate either from inside your existence or from outside your existence. Inside you are fear, doubt, anxiety, worry, suspicion, insecurity, impurity and many wrong forces. These wrong forces at times run riot. Again, these wrong forces are also to be found outside your body-reality, outside your own existence-reality, and they come to attack you. When you bring to the fore your own wrong forces, when these forces from within come to the fore, your struggle starts. Again, when the forces from outside attack you, your struggle starts. So what you have to do is to illumine the wrong forces that are within you so that they can become positive forces. And the forces that are attacking you from outside have to be challenged, fought and conquered.

“You are saying that you make progress only when you have struggles to face. You may think that the life of struggle is an opportunity to make progress. But there may be some other factors which you do not at all see. A life of struggle can easily become a life of revolt. You struggle to receive something, to fulfil your desire; but there comes a time when you see that there is no hope of fulfilling your desire-life. Then you just give up because you are frustrated, and from frustration comes revolt. You pray so hard, you meditate so hard, you do so many things to please Me, but because I do not fulfil your desire, you feel that I am not pleased. Then what do you do? You give up. Something more you do. You become frustrated and you may revolt against My Existence. Then you will stop praying and meditating and not try to keep consciously any connection with Me.”

So I always tell the disciples to be careful. A life of struggle does not indicate a life of progress. There are many forces around you, many obstacles around you, which are unwanted and uncalled for. So do not bring to the fore your own wrong forces, which take the form of struggle. No, no, that is the wrong way. Do not add more unlit forces and create more problems for yourself. No, no, just have a childlike attitude. Be spontaneous, be happy. A child does not create problems so that he can get a smile from his parents. He is spontaneously doing everything, and from his spontaneous action he is making his parents happy. The Creator and the creation are also like that. When the creation offers a smile to the Creator, at that time the Creator is immediately fed and nourished. He feels that He has got everything.

When the child smiles, even if it is just a tiny smile, the mother feels that she has got the entire world. Similarly, when the mother smiles or the father smiles, the child feels that he has got the entire world. The mother is a beggar and the child is also a beggar. Here also, God the Creator and God the Creation are equally beggars. Or you can say that they can become complete, integral and whole only when they exchange their mutual smiles.

As seekers you have to offer your smile through spontaneous action, for spontaneous action itself is the smile. So only grow in that smile. Act like a child: be spontaneous in everything that you do and say. Inside that spontaneity you will see your smile, and inside the smile you will see your spontaneity. Your smile and God’s Smile are keeping each other alive. And they will do so throughout Eternity. What God and man need from each other is a soulful smile, a fruitful smile. Inside that tiny seed of a smile the entire cosmic Life-Tree exists. So do not try to build your life through struggle. That is the wrong way. Do not follow the way of struggle: follow only the way of spontaneity, the way of spontaneous smile, which is the only nourishment, the only fulfilment for God and man.

12:15

20 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Jamaica, New York

Mensajes especiales

Nuestro Amado Señor Supremo tiene un mensaje especial para ti. Hoy te otorgará la paz, para ti y para tu mente. Hoy tendrás paz en la mente.

Nuestro Amado Señor Supremo tiene un mensaje especial para él. Hoy nuestro Amado Supremo otorgará amor a él y a su corazón. Su corazón será inundado de amor.

Nuestro Amado Señor Supremo tiene un mensaje especial para mí. Hoy me otorgará, a mí y a mi vida, un caudal continuo de certeza, la certeza de que soy de Él y para Él.

Do you have any special message for our Beloved Supreme? Does he have any special message for our Beloved Supreme? Do I have any special message for our Beloved Supreme?

¿Tienes tú algún mensaje especial para nuestro Amado Supremo? ¿Tiene él algún mensaje especial para nuestro Amado Supremo? ¿Tengo yo algún mensaje especial para nuestro Amado Supremo?

Tu silencio me dice que no tienes ningún mensaje especial para el Supremo, pero yo quisiera decir que tú sí tienes un mensaje especial. “Tú” quiere decir tu alma; ahora tu alma está hablando a través de mí. El mensaje de tu alma, de lo real en ti, para el Supremo, es este: a partir de ahora, vas a navegar en Su Barca alegremente y sin reservas.

Su silencio me indica que no tiene hoy un mensaje especial para el Supremo, pero yo quisiera decir que él sí tiene un mensaje especial, aunque no sea consciente de ello. Su alma, lo real en él, tiene un mensaje especial para el Supremo, y yo estoy entregando ese mensaje a su mente externa. El mensaje especial que su alma tiene para el Supremo es el siguiente: a partir de ahora, él se volverá consciente, fervorosa e incondicionalmente, un instrumento puro y seguro del Supremo. Esta es su promesa a nuestro Amado Supremo.

Yo también tengo un mensaje especial para el Supremo. Soy totalmente consciente de mi propio mensaje especial, y es este: quiero vivir únicamente para Él. Cuando la muerte sea necesaria, quiero morir únicamente para Él. Pero en las más profundas estancias de mi corazón, sé que mi Señor es la Vida de la Infinitud, la Vida de la Eternidad, la Vida de la Inmortalidad. Si Le colmo a Su propia Manera, entraré en la Vida infinita, eterna e inmortal. Entonces, no puede haber muerte alguna para mí. Este es el mensaje especial que quiero ofrecer a mi Amado Supremo: que vivo únicamente para Él y que moriré únicamente para Él.

Cada mensaje especial es el heraldo de un nuevo amanecer, de una nueva revelación, de una nueva plenitud. Cada mensaje especial es nada menos que un fervoroso y fructífero mensaje. Cada mensaje comienza una nueva vida de auto-rescate del mundo de la ignorancia. Cada mensaje es un auto-descubrimiento en el mundo de la conciencia. Cada mensaje es un proceso de auto-ofrecimiento que, con el tiempo, trasciende nuestra más alta imaginación. Cada mensaje es nuestra transformación en la imagen misma de Dios.

Estamos complacidos con Dios cuando nos ofrece un mensaje especial. En el caso de Dios, Él no solo está complacido con nosotros cuando le ofrecemos un mensaje especial, sino que también está orgulloso de nosotros, pues siente que nuestro mensaje no es solo un mensaje sino también una promesa. No es solo una promesa sino también el heraldo de un nuevo amanecer. No es solo el heraldo de un nuevo amanecer sino también una satisfacción todo colmadora.

12:30

20 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Jamaica, New York

Transformación

La transformación es como la casa que se convierte en hogar únicamente cuando en ella hay paz, alegría, armonía y amor. Antes, la casa está ahí, una amalgama de ladrillos, arena, madera y objetos materiales; pero esas cosas son inútiles e insignificantes a menos que haya paz, amor, alegría y unidad dentro de la casa. Cuando estas cualidades son tangibles, la casa se transforma en un hogar.

La vida humana carece totalmente de significado a menos que haya amor en ella. Es una vida, es una creación de Dios, pero esta creación es vana a menos y hasta que el amor exista en ella. Sólo cuando el amor llena la vida, ésta es significativa y fructífera. Lo que necesitamos es transformar la casa en hogar. Lo que necesitamos es transformar la vida por medio del amor.

Consideramos a la mente humana como el logro más alto sobre la Tierra. Pero esta mente no tiene ningún provecho, a menos y hasta que la inmensidad se convierte en su otro nombre. La mente no tiene utilidad alguna a menos y hasta que sea transformada por la inmensidad. La mente humana ordinaria intenta siempre mantener su superioridad. Censura y sospecha de los demás. Únicamente obtiene placer cuando ejerce su individualidad. ¿Quién necesita esa mente? Pero cuando la inmensidad entra en la mente, ésta es iluminada y colmada.

No necesitamos a la creación como tal, porque es impotente, desesperanzada e inútil. Pero cuando vemos la Luz de Dios dentro de la creación, lo que vemos no es impotencia sino provecho, no es desesperanza sino esperanza, no es inutilidad sino eficacia. Lo que vemos no es la mera promesa sino la garantía infalible del cumplimiento de dicha promesa. Sólo cuando la Luz del Creador transforma la creación, ésta es significativa y fructífera. De lo contrario la creación terrenal es vana.

Una vida de aspiración, una vida de dedicación, una vida de oración, concentración y meditación, no pueden conducirnos muy lejos a menos que nos hagan sentir que hemos venido al mundo sólo para complacer a Dios y servir a Dios a Su propia Manera. De lo contrario, podemos tener aspiración, podemos tener dedicación, podemos tener la fuerza de la oración, la fuerza de la concentración y la fuerza de la meditación; y estas cosas sin duda nos conducirán a un destino, mas éste no puede ser el destino último que Dios ha creado para nosotros.

Dentro de cada oración, cada concentración y cada meditación tiene que haber un recordatorio de nuestra promesa a Dios: que hemos venido al mundo para complacerle a Su propia Manera. Cada vez que rezamos, cada vez que meditamos, cada vez que hacemos algo, si no hay un recordatorio de nuestra promesa a Dios y no tenemos la confianza de que podemos mantener esta promesa, entonces es inservible. No importa cuantas horas recemos, no importa cuantas horas nos concentremos y meditemos, todo terminará finalmente en amarga frustración. Ciertamente obtendremos resultados de nuestra oración, nuestra concentración y nuestra meditación, pero esos resultados estarán lejos de nuestra satisfacción.

Hemos creado una meta conforme a nuestra propia percepción interna, y es posible que alcancemos esa meta. Pero a menos que la Luz de nuestro Creador ilumine y transforme nuestra imagen interna, no estaremos satisfechos; estaremos frustrados. En todo momento, cuando rezamos, cuando nos concentramos, cuando meditamos, si podemos mantener en primer plano nuestra fervorosa promesa a nuestro Amado Supremo –que para colmarle a Su propia Manera vimos la luz del día– y si podemos mantener nuestra certeza interna, entonces podemos cumplir y cumpliremos esta promesa. Solo entonces nuestra oración, concentración y meditación tendrán verdadero valor, verdadero significado, verdadera plenitud.

El amor tiene que transformar la vida. La inmensidad tiene que transformar la mente. La luz tiene que transformar la creación. La certeza interna y el recordatorio de nuestra promesa a Dios tienen que transformar nuestra somera oración y meditación. Solo entonces aparecerá la satisfacción, la satisfacción completa, la satisfacción permanente.

12:40

20 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Jamaica, New York

Por qué no comparto

¿Comparto contigo mi inspiración? No. ¿Comparto contigo mi aspiración? No. ¿Comparto contigo mi dedicación? No. ¿Comparto contigo mis experiencias? No. ¿Por qué no comparto contigo mi inspiración, mi aspiración, mi dedicación y mis experiencias? La razón es muy sencilla. Siento que si comparto estas cosas contigo, no seguiré siendo único. Tú tendrás las mismas cosas que yo y mi supremacía desaparecerá. Incluso si consigues en una medida ínfima e infinitesimal las cosas que yo tengo, podrás alegar que tú también tienes lo mismo que yo. Entonces, sólo es cuestión de tiempo el que consigas la misma cantidad que yo tengo o incluso la superes. Por eso te temo. Estoy inseguro y llego a tener celos de ti. En consecuencia, no quiero compartir contigo. Mi satisfacción se acabará cuando lo comparta todo contigo, pues entonces tú y yo estaremos al mismo nivel, lo cual yo no quiero. Quiero estar por lo menos un poco por encima de ti para poder dominarte. ¡Qué pena, qué lástima, esta es la realización a la que he llegado!

Cuando profundizo en mi interior, veo a mi único Amigo, mi Amigo de la Eternidad, mi Amado Supremo. Lo veo todo el tiempo compartiendo conmigo y con el resto del mundo, con toda Su creación. Su inspiración, Su aspiración, Su dedicación, Sus experiencias, todo lo que Él tiene y todo lo que Él es, lo comparte conmigo y con todos. ¿Por qué? ¿Por qué no tiene miedo de perder Su individualidad, Su supremacía, Su Señorío? Si me concede y te concede lo que Él tiene, o incluso si concede una porción de ello, ¿eso no hará de Él un Dios inferior? ¿No nos convertirá a nosotros en Sus iguales?

Mi Supremo Señor me dice que soy un completo estúpido. Cuando Él me da algo, no pierde nada. Al contrario, Él gana. Su ofrenda de inspiración, aspiración, dedicación y experiencia, es como el caudal de un río. Cuando un río fluye no pierde nada. Tan sólo abarca más territorio y gana en tamaño y en fuerza. Su inspiración, aspiración, dedicación, experiencias –todo lo que Dios tiene– Él las lleva Consigo. Él no separa estas cosas de Su Existencia. Él las lleva, las lleva todas hacia nosotros. Desde mí van hacia ti; desde ti van hacia otros. Él jamás pierde Su singularidad, Sus logros, Sus atributos, Sus posesiones. Al contrario, sólo las distribuye aquí, allí y en otros sitios. Él quiere que estén esparcidas por todas partes, pues sabe que la creación entera le pertenece.

Yo quiero expresar mi singularidad mediante mi sentido de separatividad. Existo para mí mismo y quiero decir y mostrarle al mundo que soy único, que nadie es mi copia calcada. Al mismo tiempo, no quiero ser la copia calcada de nadie. No, yo quiero ser siempre único. Nadie me igualará, nadie tendrá el mismo molde, el mismo modelo, las mismas experiencias, la misma existencia-realidad que yo tengo o que yo soy. Así pienso respecto a mi singularidad.

Pero mi Señor Supremo tiene otra forma de ver Su singularidad. Él siente que Su singularidad sólo está expresada adecuadamente cuando Él ve Sus logros y Sus posesiones aquí, allá y en todas partes. Haciendo a cada uno verdaderamente Suyo, sintiendo que cada uno es Suyo y que Él pertenece a cada uno, sintiendo que Él es para ellos y ellos para Él, así siente Su propia singularidad en cada uno.

Yo quiero establecer mi singularidad mediante la separatividad. Dios quiere establecer Su singularidad mediante la multiplicidad. Él quiere dedicar toda Su Visión-Luz a Su creación, pues siente que sólo la aceptación de Su Luz por parte de la creación puede hacerle universalmente colmador y universalmente colmado. Así pues, Él quiere este tipo de singularidad: el Uno unido con la multitud, una canción de unidad con una realidad de unidad. En cada momento el Creador de Unidad quiere entonar Su Canción de Unidad con Su creación de unidad, porque siente que esa es la única manera en que Su singularidad puede ser manifestada a través de lo largo y ancho del mundo.

12:50

20 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Jamaica, New York

Sustitutos

Nosotros sustituimos muy a menudo, pero Dios no necesita ningún sustituto. Cuando jugamos, si un miembro de nuestro equipo está lesionado, conseguimos en seguida un sustituto. Para todo lo que hacemos en la Tierra, estamos dispuestos a buscar un sustituto si la necesidad lo requiere. Pero en el caso de Dios, Él no necesita sustitutos. Nunca quiere un sustituto en Su Equipo. ¿Por qué, por qué?

Dios quiere que tú estés en Su Equipo y ocupes un puesto especial. Quiere que estés en un lugar concreto, que hagas una cosa en particular en Su Juego Cósmico. Puedes decir que hoy no te sientes bien, que hoy tu estado de ánimo no es muy alegre, que hoy estás mentalmente alterado, que hoy te domina la apatía. Puedes tener millones de razones para querer descansar y tener un sustituto.

Pero Dios dirá: “Quieres un sustituto pero, ¿no te das cuenta de que a cada persona le ha sido asignada una posición? En Mi Juego Cósmico, quiero que tú desempeñes un papel especial. Si Me ofreces un sustituto, éste se encontrará fuera de lugar; él tiene su propio papel que desempeñar. En el juego cósmico del fútbol, tal vez te pida que juegues de delantero y a tu amigo le pida que juegue de lateral derecho. Si sólo porque tu ánimo esta decaído, si sólo porque estás alterado, si sólo porque estás enfadado Conmigo, si sólo porque algo va mal quieres que alguien te sustituya ¿no crees que esa persona en particular estará fuera de lugar? Si la otra persona hace tu parte, no podrá hacer la suya. Si envías constantemente a un sustituto, si el mundo entero quiere enviar sustitutos, ¿cómo pueden desempeñarse entonces todos los papeles? ¿Cómo pueden ocuparse todas las posiciones que deben ocuparse en Mi creación?

“Jamás aceptaré un sustituto para ti en Mi Equipo cósmico. Tienes que jugar tu parte, al igual que él tiene que jugar la suya. Si lo saco a él para que te sustituya, su sitio quedará vacío. No, cada uno tiene que hacer su propia parte; sólo entonces podemos luchar contra la ignorancia. Si cada uno se encuentra en su posición adecuada, si cada uno juega incansable, con toda el alma y sin condiciones para complacerme, sólo entonces puedo luchar contra la ignorancia. Sólo entonces ganaremos la lucha crítica entre lo no-divino y lo divino, entre la oscuridad de la ignorancia y la luz de la sabiduría. Nunca aceptaré a un sustituto. Aceptar a un sustituto es debilitar el equipo. Si sustituimos a un jugador en particular, ¿quién va a ocupar el lugar que queda vacío?”

No puede haber sustitutos en el Equipo de Dios. Haz tu parte, deja que él haga la suya y deja que yo haga la mía. Sólo entonces nuestro Piloto Supremo, nuestro Capitán Supremo alcanzará inevitablemente la victoria. ¿Y para quién es esa victoria? No sólo para Él, sino también para nosotros; puesto que somos uno, eternamente uno. El Padre y los hijos son eternamente uno, la Madre y los hijos son eternamente uno. Por eso no puede haber sustitutos en el Juego Cósmico de Dios.

13:00

20 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Jamaica, New York

Ahora

Siempre tendemos a decir que no es demasiado tarde para hacer algo pero ¿decimos alguna vez que no es demasiado temprano para hacer algo? No es demasiado temprano para hacer cualquier cosa en la vida. No es demasiado temprano para rezar en las primeras horas de la mañana. No es demasiado temprano para realizar a Dios. No es demasiado temprano para revelar a Dios. No es demasiado temprano para manifestar a Dios. Cuanto antes realizamos a Dios, antes revelamos a Dios, antes manifestamos a Dios, antes empezamos con un nuevo comienzo, apuntando hacia un objetivo más elevado, más iluminador, más colmador.

En la vida espiritual, no hay nada llamado temprano, Este momento, el eterno Ahora, es el único salvador, el único liberador, el único colmador. Levantarse a las tres de la mañana para meditar es una tarea difícil. Pero si me dices que es demasiado temprano, te diré que te equivocas. Te equivocas porque lo que llamas temprano o tarde es decidido por tu mente. Es tu mente quien ha descubierto que las tres de la mañana es temprano, que las seis es tarde. Es tu mente quien te dice que las tres es temprano, que las seis es tarde.

Si vas más allá de la mente, no hay tal hora llamada temprana o tardía. Sólo hay una hora, que es la Hora de Dios. ¿Y dónde está la Hora de Dios? Está dentro del Ahora. ¿Qué es el Ahora? El Ahora es Dios la Preparación, Dios la Aspiración, Dios la Evolución y Dios la Perfección en continua trascendencia.

13:15

20 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Jamaica, New York

Seguí rezando

Hace muchos, muchos años comencé a rezar. Un día Dios, mi Amado Supremo, se acercó a mí y me dijo: “Estoy satisfecho contigo hijo Mío. Te voy a conceder la Paz”.

Seguí rezando. Algunos años después, Él se acerco a mí y me dijo: “Estoy complacido contigo hijo Mío. Te voy a conceder la Luz”.

Seguí rezando. Algunos años después, mi Señor Supremo vino otra vez. Él me dijo: “Estoy complacido contigo hijo Mío. Te voy a dar el Deleite, el Néctar del Deleite”.

Yo seguí rezando y, algunos años después, Él vino y me dijo: “Hijo Mío, te he dado la Paz, te he dado la Luz, te he dado el Deleite. ¿Qué más quieres? ¿Hay algo más que quieras? ¿Hay algo más que necesites? Si uno tiene Paz, Luz y Deleite, lo tiene todo. En la Paz, la Luz y el Deleite está el poder del mundo, la satisfacción del mundo, la unicidad del mundo, la plenitud del mundo”. Permanecí en silencio y seguí rezando. Mi Señor se marchó en silencio, concediéndome una dulce y pequeña Sonrisa.

Pocos años después vino de nuevo a mí y me dijo: “Hijo Mío, ya veo lo que quieres. Quieres llegar a ser como Yo, otro Dios. Mira, en un abrir y cerrar de ojos hago de ti otro Dios. ¿Estás satisfecho?”. Guarde silencio; seguí rezando.

Él dijo: “Te he hecho como Yo, otro Dios. ¿Aún así tienes que rezar? ¿Qué más necesitas? Paz, Luz, Deleite, unidad, igualdad, –te he dado todo eso. ¿Qué más necesitas? ¿Qué más?”. Permanecí en silencio. Seguí rezando.

Mi Señor dijo: “Ya sé lo que quieres. Quieres jugar conmigo al juego del amante divino y el Amado Supremo. Eso es lo que quieres. Te concedo esta dicha”. Sonreí a mi Señor con mi alma plena y Él me dió Su Abrazo todo-amoroso, todo-revitalizante y todo-colmador.

13:30

20 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Jamaica, New York

Novedad

Ayer te encontré. Hoy te veo por segunda vez. Eso quiere decir que ya te conozco, que ya no eres un extraño para mí. Te has vuelto mi amigo; tú y yo nos hemos vuelto viejos amigos. Tu edad ha aumentado y la mía también.

Ayer vi algo por primera vez. Hoy lo veo por segunda vez. Eso significa que esa cosa ha envejecido. Ayer sentí algo por primera vez. Hoy estoy sintiendo esa misma cosa. Ayer comí algo por primera vez. Hoy estoy comiendo lo mismo. Eso significa que mi experiencia ha envejecido. Ha dejado de ser algo nuevo.

Todo lo que veo por segunda vez, todo lo que hago por segunda vez, todo lo que siento por segunda vez es automáticamente viejo. Y esa misma cosa, esa misma persona, sentirá lo mismo de mí –que he envejecido.

¿Hay algo que nunca pueda ser viejo? Sí, lo hay: el llanto interno de mi corazón. Este llanto interno siempre es nuevo. Cada día asume una nueva forma de oración, una nueva forma de concentración, una nueva forma de meditación. Cada día consigue algo nuevo de Dios. Te preguntarás tal vez, cómo es posible que tu oración o tu meditación sean nuevas, si rezas todos los días. Pero quiero decirte que no sólo es posible sino además inevitable.

Tal vez pienses que la Paz, la Luz, el Deleite, el Poder y algunos otros atributos de Dios, son todo lo que hay. Pero quiero decirte que no es cierto. Dios es infinito y Sus atributos son infinitos. Así pues, puedes fácilmente tener variedad infinita en tu oración, tu concentración y tu meditación. Cada oración puede fácilmente ser nueva. Cada concentración puede fácilmente ser nueva. Cada meditación puede fácilmente ser nueva.

La oración desafía a la edad. La concentración desafía a la edad. La meditación desafía a la edad. Nuestro llanto interno es la madre y el padre de nuestra oración, concentración y meditación, por tanto, hagamos amistad con este llanto interno. Dejemos que nuestro cuerpo, vital, mente y corazón entablen amistad con este llanto interno. Con este llanto interno, toda nuestra existencia, externa e interna, se convertirá en una realidad-existencia siempre nueva y un Sueño de Dios siempre nuevo, siempre colmador, en nosotros y a través de nosotros.

17:00

20 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Jamaica, New York

Por qué tienes prisa

¿Por qué tienes prisa? ¿Piensas que el tren de tu aspiración, con destino a la meta-satisfacción, va a salir pronto y que tu cuerpo, vital, mente y corazón no están preparados, que únicamente tu alma está preparada? ¿Por eso tienes tan tremenda prisa?

¿Por qué tienes prisa? ¿Piensas que la Hora de Dios ha sonado mientras estabas profundamente dormido? ¿Por esto estás triste, avergonzado y temeroso? ¿Por eso tienes una prisa tan tremenda por rezar y meditar, y así ver el Rostro de Dios?

¿Por qué tienes prisa? ¿Piensas que el tiempo ha pasado y que tu promesa a Dios sigue incumplida? ¿Te sientes triste y desgraciado porque no eres un hombre de palabra? ¿Sientes que no eres un instrumento de Dios verdaderamente devoto y fervoroso? ¿Por eso tienes prisa por meditar, profundizar en tu interior, hacer lo necesario lo antes posible?

¿Por qué tienes prisa? ¿Porque necesitas desesperadamente una fructífera Sonrisa de tu Amado Supremo como respuesta al llanto de tu alma? Sólo esta fructífera Sonrisa puede dar su alimento-aliento a tu vida, su alimento-amor a tu corazón, su alimento-claridad a tu mente, su alimento-integridad a tu vital y su alimento-pureza a tu cuerpo. ¿Por eso tienes prisa?

Si todas estas preguntas son respondidas afirmativamente, entonces quiero decirte que tienes todos los motivos para tener prisa. Si pierdes hoy el tren de tu aspiración con destino a la meta de la realización, puedes estar seguro de que tendrás que esperar indefinidamente. Si llegas a tiempo, si tomas el tren de aspiración que se dirige hacia la meta de la realización, entonces, inevitablemente, vas a ver todo lo que querías ver, sentir todo lo que querías sentir y ser todo lo que querías llegar a ser. Por consiguiente, no pierdas el tren de la aspiración.

17:10

20 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Jamaica, New York

Soñando y haciendo planes

¿Estás durmiendo? Entonces duerme. ¿Estás soñando? Entonces despierta. ¿Estás haciendo planes? Entonces mira arriba, mira a tu alrededor.

Si estás durmiendo, duerme; no tengo nada que hacer contigo. Si estás soñando, debo decir que sí tengo algo que hacer contigo. Si estás haciendo planes, entonces tengo todo por hacer contigo.

El que duerme no sabe lo que tiene ni lo que es. Pero tú no estás durmiendo; tú estás soñando y haciendo planes. Por eso sabes lo que tienes y lo que eres. Pero además, has de saber que tu modo de soñar y mi modo de soñar, tu modo de hacer planes y mi modo de hacer planes son diferentes.

Cuando sueñas, entras en un mundo que se está formando y moldeando de nuevo a sí mismo constantemente. Cuando haces planes, quieres ver el inicio, el punto medio y el final de tu proceso creativo. Pero cuando llegues a ser un buscador genuino, verás que el creador en ti nunca tendrá fin. No hay final para la creación; solo hay una realidad que es siempre trascendente.

Aunque tu modo de soñar y hacer planes y mi modo de soñar y hacer planes no sean iguales, no obstante, tú tienes algo y yo tengo algo. Lo que tú tienes no es eficaz, no es efectivo, no es perfecto. Pero lo que yo tengo es eficaz, efectivo y perfecto. Por eso, te ruego o te demando que despiertes, levantes y mires a tu alrededor.

Si tienes una mano, puedes pensar que otro tiene también una mano, aunque tal vez la tuya no sea tan poderosa como la suya. Si tienes un ojo, puedes sentir que otro tiene también un ojo, aunque quizás tu ojo no sea tan hermoso o tan capacitado para la visión como el suyo. Si tienes una conciencia finita, un logro finito, entonces puedes tener conciencia de las posibilidades infinitas de otra persona.

Como buscador genuino, puedes saber que tu estado de sueño es tan sólo el precursor del estado de realidad que otro tiene; puedes saber que tu estado de planificación es tan sólo el comienzo o el precursor de un estado que se encuentra mucho más allá de lo que tu mente puede ver, sentir y alcanzar.

Pero tienes algo; por eso estás destinado a que se te dé más. Si no tienes nada, no se te puede dar nada. Si tienes una pequeña cantidad de energía vital, el doctor puede inyectar la medicina. Pero si estás totalmente muerto, el doctor no te va a dar ninguna medicina. Sólo si el doctor tiene una pequeña esperanza en ti y para ti, te dará la medicina.

En el viaje de tu vida, sólo cuando tienes un ápice de aspiración, Dios te dará aspiración infinita. Estás tratando de realizar a Dios con tu mente planificadora, a tu propia manera. Así que Dios dice: “Pobre hombre. Al menos está intentándolo. Voy a mostrarle la manera correcta, la manera más efectiva”. En ese momento Dios te muestra Su Plan, pero a diferencia de la planificación que tú haces con tu mente humana, el Plan de Dios es Su Visión siempre trascendente.

Cuando Le das a Dios tu modo de hacer algo, Dios te ofrece Su Modo de hacer esa misma cosa. Un niño le da a su padre una moneda que encontró en la calle. Esta es su única posesión y se la entrega a su padre. Podría habérsela quedado, o escondido, o empleado en comprar una golosina, pero le entregó toda su posesión a su amado padre. El padre siente que esa ofrenda de unidad del niño vale infinitamente más que millones de dólares, por lo tanto, le da al niño un billete de cinco dólares.

Si puedes ofrecerle sin reservas al Supremo tus propios sueños humanos, conseguirás entonces el mundo de Su Realidad. Si se lo das por tu propia alegría, el Corazón de Unidad de tu Padre te concederá infinitamente más de lo que necesitas y mereces, pues Su Satisfacción solo está en dar, en hacerte Su amigo, copartícipe y compañero de la Eternidad, compañero de Su Luz de Infinitud y Su Deleite de Inmortalidad. Por eso, si das lo que tienes en tu mundo de sueño, Él te dará el mundo de Su Realidad. Si das lo que tienes en tu mundo mental planificador, Él te dará de inmediato el mundo de Su Visión directa, que florecerá y se convertirá en el mundo de la Perfección y la Satisfacción.

17:20

20 de julio, 1977

Centro Sri Chinmoy

Jamaica, New York

Eres la lámpara de Dios

“¿Eres la Lámpara de Dios, el Supremo?”

“Sí, lo soy.”

“¿Qué es lo que haces?”

“Enciendo amorosamente la llama de la aspiración en el mundo del deseo.”

“¿Eres la Lámpara de Dios, el Supremo?”

“Sí, lo soy.”

“¿Qué es lo que haces?”

“Ilumino devotamente el mundo de la dedicación.”

“¿Eres la Lámpara de Dios, el Supremo?”

“Sí, lo soy.”

“¿Qué es lo que haces?”

“Alimento con fervor al mundo-Salvación de Dios por la mañana. Alimento sin reservas al mundo-Liberación de Dios por la tarde. Alimento sin condiciones al mundo-Realización de Dios al anochecer. Por último, me siento a la mesa con mi Padre de Perfección y Satisfacción, mi Amigo, mi Todo, toda la noche”.

“Mi amigo de la Eternidad, haces mucho por tu Amado Supremo. Ahora yo quisiera hacer algo por ti. Recogeré la más abundante cosecha de gratitud para ti aquí en la Tierra. Recogeré la más abundante cosecha de orgullo para ti allá en el Cielo”.

21:40

20 de julio, 1977

Greenwich Public Library

Greenwich, Connecticut

From:Sri Chinmoy,Aspiración-Everest, Parte 4
Sourced from https://es.srichinmoylibrary.com/ea_4