Mi corazón

Oh corazón mío, estoy divinamente orgulloso de ti. ¡Tú no sufres la vergonzosa y desvergonzada enfermedad de la preocupación! ¡Nunca bebes el mortal veneno de la duda! Nada puede ser más simple que tus puros anhelos. Nada puede ser más espontáneo que tus resplandecientes sentimientos. Nada puede ser más colmador que tu amor desinteresado. Nada tiene un acceso más inmediato al Supremo que tu hondísimo llanto.

Oh corazón mío, tu día celestial dentro de un día terrenal es para realizar a Dios. Tu minuto inmortalizador dentro de un minuto fugaz es para encarnar a Dios. Tu segundo revelador dentro de un segundo efímero es para manifestar a Dios.

Oh corazón mío, los otros miembros de la familia están temerosos de Dios. ¡Tú jamás! Su persistente temor sin luz es una persistente parálisis sin vida. Durante el viaje de la vida, los otros hacen su propia elección. Dios hace la elección por ti. Ellos quieren salvar a la humanidad con la oscurísima noche de su ego. Tú deseas servir a la humanidad con el brillantísimo día de tu dedicación. Su victoria es la victoria sobre la humanidad. Tu victoria es la victoria sobre ti mismo.

Oh corazón mío, oh mi corazón, tú eres el barco de mi vida. Tú navegas los mares inexplorados de la ignorancia y alcanzas la ribera dorada del Más Allá.

No estoy solo, oh corazón mío, estoy con tu aspiración que vuela alto. Tú no estás solo. En ti y para ti está el aliento sin reservas de mi vida.

Tuya es la voluntad firme y la fe inagotable en el Supremo. Cada pétalo del radiante loto que hay en lo profundo de ti, está bañado perpetuamente en los rayos de néctar del Deleite Trascendental.

Oh dulce, más dulce, dulcísimo corazón mío, no solo eres de Dios. Dios es también tuyo.

From:Sri Chinmoy,Cantos del alma
Sourced from https://es.srichinmoylibrary.com/sns