¡Sí, puedo! ¡Ciertamente puedo!

Return to the table of contents

1.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo disfrutar del gozo infinito
de una vida entregada a Dios.

2.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo asir firmemente
los Pies de Compasión
de mi Amado Señor Supremo.

3.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener un corazón
lleno de cantos de gratitud
incesantemente
para estremecer el Corazón
de mi Amado Señor Supremo.

4.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener
un visado de entrada múltiple
al País-Corazón de Dios
siempre y cuando posea
un corazón incansable
de amor a Dios, devoción a Dios
y entrega a Dios.

5.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener un corazón-arco iris
de amor, devoción y entrega.

6.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver con claridad
que Dios está jugando
encantadora,
poderosa y orgullosamente
en el jardín de mi corazón.

7.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo quemar
mi mente de posesión y apego
hasta reducirla a cenizas.

8.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo impedir
que mi mente de desobediencia a Dios
siga su propio camino.

9.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo devorar
los Pies de Compasión de Dios.

10.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener mi corazón dispuesto
para ser devorado por Dios.

11.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener una nueva vida
que complazca a Dios
miles de veces y aún más
todos los días.

12.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo absorber y asimilar
el Néctar-Voluntad de Dios.

13.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tomar el camino de la entrega,
el más rápido de los caminos
que llevan al Palacio de Dios.

14.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener amor, devoción
y entrega
para complacer a Dios
a una escala colosal.

15.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener un corazón
que me escoltará
a través del océano de la vida.

16.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo comenzar
mi tarea de manifestación de Dios
una vez más, ad infinitum.

17.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener una mente
que acepte la Voluntad de Dios
sin ningún convenio.

18.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver los peligros
de disgustar a Dios
si no estoy alerta y cuidadoso
las veinticuatro horas del día.

19.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo bajarme fácilmente
del balancín de la frustración.

20.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo a partir de ahora vivir
sólo para complacer a Dios
a Su propia Manera.

21.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver
que ha llegado el momento
de detener la marcha de ignorancia
ahora mismo.

22.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver claramente a mi alma
agitando una bandera roja
a mi salvaje vital.

23.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver que cada individuo
tiene el potencial
de lograr un Doctorado
en obediencia a Dios.

24.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo poner
a mi Amado Señor Supremo
en el pedestal de mi corazón.

25.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo proteger
mi mente de sinceridad,
mi corazón de pureza
y mi vida de sencillez.

26.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo enterrar mi pasado
y pasar completamente
a una página nueva.

27.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo escalar
la montaña de la perfección.

28.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver claramente
que Dios no está escondiéndose
en el armario de mi mente.

29.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo estar cada día incluido
en la lista de Invitados de Dios.

30.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo despertar
de mi eterno
sueño de ignorancia.

31.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener
un trofeo de entrega a Dios
si dejo de engañarme a mí mismo.

32.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener un viaje en tren expreso
a la estación-manifestación de Dios.

33.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo llegar a ser
un desafiador de lo imposible
en mi vida interna
y en mi vida externa.

34.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener
las incesantes lágrimas del corazón
como peldaños
hacia el Palacio de mi Señor.

35.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener
un corazón de adoración
inundado de gozo,
siempre y cuando mi vida dependa
únicamente de la Gracia de Dios.

36.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo aprovechar todas y cada una
de las oportunidades de colmar a Dios.

37.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo llevar mi vida
hacia la tierra
donde han nacido
los sueños de satisfacción de Dios.

38.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo estar anidado
en lo profundo
del Corazón-Néctar de Dios.

39.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ser un ave de paz
para anidar en las ramas
del árbol de gratitud de mi corazón.

40.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo arrojarme
en el afectuoso Abrazo de Dios.

41.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener
un estremecimiento
de aspiración a Dios
que jamás envejezca,
sino que sea siempre nuevo.

42.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo encontrar mi camino
hacia los Pies de Loto de Dios.

43.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener un corazón
que ansía
nuevos desafios en mi vida.

44.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo disociarme
del devorador
aliento de la ignorancia.

45.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo dar
a cada corazón de aspiración
un poco de luz de sol.

46.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo dejar de vivir
en el fuego cruzado
de los deseos.

47.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver claramente
que mi atleta de inspiración-aspiración
no está en forma.

48.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener un corazón de paz
para ser residente
de la Patria de Dios.

49.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo devorar la Voluntad de Dios
de la misma manera que devoro
un pastel.

50.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener una mente de pureza
–un tesoro sin precio.

51.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener
una mente-iluminación
que nunca se pondrá
en el Imperio-Aspiración de Dios.

52.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo evitar cualquier accidente
en la autopista de la aspiración.

53.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo triunfar
allí donde nadie más
se ha atrevido a intentarlo.

54.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener un teléfono-corazón
para llamar al número particular
de mi Señor
en cualquier momento.

55.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener una vida
muy alejada del alcance
de las flechas de deseo.

56.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tomar
mi mente ceñida al deseo
y rápidamente desecharla.

57.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo dejar de aceptar
la esclavitud
del tirano-deseo.

58.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo complacer a Dios
sólo después
de haberle servido.

59.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver claramente
que Dios ha inventado
la defunción
para que valoremos
la respiración.

60.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener
un comienzo totalmente nuevo,
lo cual no es otra cosa que
una nueva victoria.

61.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver claramente
que mis abundantes imperfecciones
están gritándome.

62.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo prescindir fácilmente
de mi mente-especialista
en auto-engaño.

63.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener
una sonrisa especialista en Dios.

64.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo fácilmente arrancar
del jardín de mi corazón
la atormentadora y atormentada
planta de mi mente.

65.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo dejar de esperar
y puedo inmediatamente
comenzar a preparar.

66.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo dejar de vivir
en la mente-mazmorra.

67.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ser siempre
un corredor en cabeza
en la vida espiritual.

68.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver claramente
que no hay nada más grande
que mi corazón de obediencia a Dios.

69.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo sacrificar en un instante
mi mente de roca
por mi corazón de diamante.

70.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener una vida
que crece y resplandece
con desafíos
y elevadas esperanzas.

71.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo escapar
del desierto yermo de aspiración.

72.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo apilar
las flores de gratitud
de mi corazón
a los Pies de Dios.

73.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener una mente
con fragancia de dulzura-devoción.

74.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo permanecer siempre
en el Círculo de Satisfacción de Dios.

75.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener las raíces de mi vida
en el Suelo de la Bendición
infinita de Dios.

76.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener un corazón
que resuena sin cesar
con dulces melodías de devoción.

77.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener un genuino
corazón amante de Dios.

78.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo orgullosamente observar
el latido de mi entusiasmo
volando.

79.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo impedir que el ayer
oscurezca mi hoy.

80.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo zambullirme
en el río de la abnegación

81.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver a mi corazón
llorando por Dios
a través de mis ojos.

82.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo impedir
que el polvo de la ignorancia
ciegue el sol-iluminación
de mi corazón.

83.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver claramente que Dios
corrige mi mente
y no la rechaza.

84.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener
el Reino de Cielo
sobre la tierra
justo en la calle de mi corazón.

85.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo utilizar
el libro de consulta de Dios
siempre que quiera
para iluminar mi ser, mi totalidad.

86.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo tener
un corazón-flor de gratitud
que permanecerá abierto
a todas horas.

87.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo dejar de caminar
negligentemente
en la jungla de mi mente
de desobediencia.

88.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo soltar
el freno-vacilación en manifestar de Dios
de mi corazón.

89.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver claramente
que el océano-tentación de la vida
no conoce riberas.

90.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo detener
el ceño burlón
de la muy oscura noche
de ignorancia.

91.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo informar firmemente
a la ignorancia
de que mis días de tolerancia
se han terminado.

92.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver que lo que quiero
es la extasiada atención de Dios
y no Su ayuda real.

93.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver inequívocamente
que Dios nunca pierde la cuenta
de nuestros actos de servicio a Dios.

94.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo dejar de caminar
por la densamente concurrida
calle del deseo.

95.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver claramente
que el beatífico polvo
de los Pies de Dios
es indispensable
para mi realización de Dios.

96.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo entregar mi vida
con el sol ascendente
del alba dorada.

97.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo apresurarme
a la dulce, atrayente Llamada
de Dios.

98.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo abrazar
los beatíficos Pies de Dios
con cada respirar.

99.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo estar locamente enamorado
de la Sonrisa-Dulzura de Dios.

100.

¡Sí, puedo!
¡¡Ciertamente puedo!!
Puedo ver claramente
que la Voluntad de Dios,
en poco tiempo,
capturará todo mi ser.