Hoy cantaré

Hoy cantaré. Cantaré la canción de la Belleza de Dios en mi mundo interno. Cantaré la canción del Deber de Dios en mi mundo externo.

Hoy cantaré, pero no la canción que conocí muy bien, la canción de la frustración, sino una canción nueva, la canción de la iluminación.

Hoy cantaré únicamente acerca de la divinidad despertadora y manifestadora de mi Amado Supremo; nunca, nunca cantaré la canción del engrandecimiento de mí mismo.

Hoy cantaré la canción de la perfección en la vida finita aspirante.

Hoy cantaré la canción del Supremo, mi Piloto Supremo, dentro del llanto de lo finito.

Hoy cantaré, porque sólo así puedo acelerar el viaje de mi vida y hacer venir mi meta, lenta, firme e infaliblemente, más cerca de mi existencia-realidad.

Hoy cantaré la canción que acabo de aprender de mi Amado Supremo, que es la canción del auto-ofrecimiento continuo.

19:35 18 de julio, 1977 En tránsito al Centro Sri Chinmoy en Connecticut