16.

Cuando voy afuera,
ceno con lo conocido.

Cuando vengo adentro,
imploro por lo Desconocido.