Parte I — Conferencias, charlas, relatos

Parte I — Conferencias, charlas, relatos[fn:: KMP 2-11. Sri Chinmoy fue invitado por el Dr. James Carse, presidente del Departamento de Religión de la Universidad de New York, para dar una serie de cuatro conferencias sobre el yoga kundalini en febrero y marzo de 1973. Los siguientes cuatro capítulos son las transcripciones de dichas conferencias.

Yoga Kundalini: el Poder-Madre

¿Queremos seguir el sendero del yoga kundalini? Entonces no debemos dormir. No debemos dormir en el mundo de la oscuridad y la noche. El mundo de la oscuridad debilita nuestros potenciales internos. El mundo de la noche destruye nuestras posibilidades externas. Cuando nuestros potenciales internos son debilitados, nuestra vida se vuelve miserable. Cuando nuestras posibilidades externas son destruidas, nuestra vida se hace insoportable. ¿Dónde pueden crecer seguramente nuestros potenciales internos? Nuestros potenciales internos sólo pueden crecer seguramente en el corazón del Poder-Madre, kundalini. ¿Cuándo pueden ser efectivas nuestras posibilidades externas? Nuestras posibilidades externas sólo pueden ser efectivas cuando nos hallamos a los pies del Poder-Madre, kundalini.

¿Queremos seguir el sendero del yoga kundalini? Entonces debemos tener una voluntad adamantina. Debemos ser valientes en el mundo de la ignorancia y la inconsciencia. La ignorancia nos empuja a ser indefensos e inútiles. Cuando nos sentimos inútiles, el Poder-Madre en nosotros se siente inútil. Cuando nos sentimos indefensos, el Poder-Madre en nosotros incansablemente nos anima, nos inspira y nos ilumina con Su Compasión infinita.

¿Queremos seguir el sendero del yoga kundalini? Entonces debemos amar. Debemos amar a la Madre en nosotros, amar a la Madre ante nosotros, y amar a la Madre alrededor de nosotros. La Madre en nosotros es plena de alma. La Madre ante nosotros es hermosa. La Madre alrededor de nosotros es poderosa. Necesitamos a la Madre de Alma para jugar el juego cósmico de la vida. Necesitamos a la Madre de Belleza para cantar la canción cósmica de la vida. Necesitamos a la Madre de Poder para bailar la danza cósmica de la vida. El juego de la vida nos energiza. La canción de la vida nos ilumina. La danza de la vida nos inmortaliza. Nuestra energía es para ser usada por el mundo. Nuestra iluminación es para ser glorificada por el mundo. Nuestra inmortalidad es para ser atesorada por el mundo.

¿Queremos seguir el sendero del yoga kundalini? Entonces el poder debe ser lo primero en nuestras vidas y el poder debe ser lo último en nuestras vidas. Cuando el Poder divino es nuestra primera elección, el miedo nos abandona. Cuando el Poder divino es nuestra última elección, la duda nos abandona. Cuando el miedo nos abandona, nos convertimos en lo que queríamos ser: guerreros divinos. Cuando la duda nos abandona, nos convertimos en lo que originalmente éramos: el Ser Universal.

¿Queremos seguir el sendero del yoga kundalini? Entonces debemos sentir que cada segundo de nuestra vida es tan importante como un año entero. Y tenemos que darnos cuenta de que cada año tiene tantas oportunidades como segundos. Cada segundo, o bien nos transporta hacia la realización o hacia la frustración. Cada año, o bien nos transporta hacia la Verdad trascendental o hacia la falsedad abismal.

La Verdad nos dice que somos los niños elegidos de Dios. Necesitamos a Dios para alcanzar lo Más Elevado, y Dios necesita de nosotros para manifestar lo Más Elevado. La falsedad nos dice que somos los instrumentos de la muerte y que la muerte nos necesita desesperadamente. La Verdad trascendental nos atrae. La falsedad abismal nos atemoriza. Cuando la Verdad trascendental nos atrae, sentimos que no somos otro que el Supremo. Cuando la falsedad abismal nos atemoriza, sentimos que somos los esclavos eternos de la ignorancia, la inconsciencia y la muerte.

¿Queremos seguir el sendero del yoga kundalini? Entonces necesitamos pureza de pensamiento y pureza de acción. Con un pensamiento puro, construimos el mayor y más fuerte palacio de amor y plenitud. Con un pensamiento impuro, derrumbamos y demolemos el mayor y más fuerte palacio de amor y de plenitud. Damos nacimiento a un pensamiento puro y divino cuando sentimos que somos de Dios y para Dios. Damos nacimiento a un pensamiento impuro y no-divino cuando sentimos que somos de la ignorancia incognoscible y para la ignorancia conocida y desconocida. Con una acción pura nos convertimos en el salvavidas del mundo aspirante. Con una acción impura nos convertimos en el destructor de vida del mundo entero.

¿Queremos seguir el sendero del yoga kundalini? Entonces tenemos que saber que nuestra esencia es el poder-deleite del Cielo y nuestra existencia es el poder-paz para la tierra. Con el poder-deleite comenzamos. Con el poder-paz finalizamos.

Yoga Kundalini
Primera charla
14 de febrero de 1973