10.

Dios está ansioso y anhelante
esperando a ser reclamado por ti.

Lo que necesitas
es el modo adecuado
y lo que necesitarás
es el momento adecuado
para reclamarle como tuyo propio.