24.

Dime por favor,
mi Señor verdadero,
cómo puedo vivir sin aflicción y sin placer.


“Hijo mío,
para vivir sin aflicción,
lo que necesitas es la luz de tu alma.

Para vivir sin placer,
lo que necesitas es la alegría de tu alma.