32.

Le digo a Dios
que no hay nada tan inútil
como mi incapacidad.


Dios me dice
que no hay nada más inútil y más vano
que mi consejo.