36.

Señor, dime una cosa con franqueza.

¿Te hago caso siempre
porque soy un estúpido
o te hago caso siempre
porque soy listo y sabio?


“Hijo mío, me haces caso siempre
porque no hay diferencia alguna
entre Mi Consejo y tu aceptación.

Un hijo devoto y un Padre devoto
están para siempre destinados a ir juntos.