61.

Mi Señor,
me consume el deseo
de ser tan grande como eres Tú.


“Hijo mío,
eso es muy fácil.

Simplemente haz más amplia tu visión,
más intensa tu conciencia,
y mas perspicaz tu vida.

¡Mira!
Ya me has igualado.