¿Por qué me escondo?

“Mi Señor Supremo, ¿por qué quiero a veces esconderme de Ti? ¿Por qué intento a veces desesperadamente ocultar de Ti mis pensamientos? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Es porque Te tengo miedo o es porque Te amo, y siento que Te lastimaría si conocieras mis pensamientos desagradables e impuros en el plano físico? En el plano interno, sé que jamás podré engañarte. En el plano externo, debido a mi mente astuta, siento que podré engañarte de una manera humana –que tal vez Tú no conozcas todas las complejidades de la vida humana. Dime por qué quiero esconderme de Ti y ocultar de Ti mis pensamientos”.

“Hijo mío, hasta cierto punto es verdad que Me temes. Por eso te escondes. Y también, hasta cierto punto, es verdad que temes lastimarme –lastimar a la conciencia humana en Mí– si me doy cuenta de que estás padeciendo pensamientos insanos. Al estar identificado contigo, sin duda sufriré. Pero la razón principal es otra. Inconscientemente, si no conscientemente, tú aprecias la vida de ignorancia. Quieres esconderte de Mí porque sabes que, aunque ahora estás conscientemente por la vida de sabiduría, la vida de ignorancia aún te está dominando y tiranizando. Aprecias estos pensamientos porque sientes que son cosas que puedes tener, mientras que los pensamientos divinos, iluminadores, los pensamientos Celestiales, quizá sean todos alucinaciones mentales. Esto es lo que piensas; por eso, de una manera inconsciente, si no consciente, aprecias y atesoras tus pensamientos no divinos.

“Pero, Mi niño, deseo decirte que no debes tener miedo de Mí, ni sentir que podrás lastimarme. Lo divino en Mí jamás te castigará. Lo divino en Mí jamás será herido por tus –así llamados– defectos. Puedes deshacerte muy fácilmente de estos sentimientos, ideas y nociones ignorantes en el plano físico. Si quieres deshacerte de estas fuerzas, sencillamente considérame como una papelera o un cubo de basura. Estos dos sitios son en el plano físico los apropiados para arrojar todo lo que no quieres. Si quieres deshacerte de esos pensamientos insanos en el plano espiritual, entonces, devota y fervorosamente, arrójalos en Mí. Arroja en Mí todo aquello que te haga sufrir. Yo estoy para tu iluminación, para tu perfección, y nunca quedaré satisfecho a menos que vea tu transformación radical.

“Debes sentir que tus defectos son Mis defectos. Tú no tienes miedo de ti mismo; no intentas esconderte de ti mismo, porque sabes que eres tú. Igualmente, si puedes pensar que Yo soy tu realidad ampliada, extendida. Si puedes sentir que tus brazos se han prolongado, que todo lo que tienes se ha expandido y que en esta conciencia expandida y ampliada tú y Yo somos uno, entonces verás que las cosas que han de ser transformadas en ti, también son defectos en Mí.

“Así pues, no tengas miedo de Mí, ni temas poder lastimarme de una manera humana. Siente que Yo soy tu Vida universal, tu Vida trascendental. ¿Por qué deberías tener miedo de Mí? Somos uno, eternamente uno, inseparablemente uno. Lo menor en nosotros está siendo iluminado por la Luz de la parte mas grande, más iluminada, más colmadora, más perfecta y más divina en nosotros”.

8:30
July 16, 1977
Jamaica High School Track
Jamaica, New York