Nuestro Amado Supremo está preparado

Nuestro Amado Supremo está siempre preparado para guiarnos, pero somos nosotros quienes tenemos que cultivar el deseo de seguirle.

Nuestro Amado Supremo está siempre deseoso, mas que deseoso, de hacernos sentir que nos ama constantemente, pero somos nosotros quienes tenemos que cultivar el deseo de creer en Él.

Nuestro Amado Supremo siempre está preparado para ayudarnos a luchar contra la noche de ignorancia, pero somos nosotros quienes tenemos que sentir la verdadera necesidad de vivir en la luz de sabiduría y no en la noche de ignorancia. Sólo si queremos de verdad la luz de sabiduría, aceptaremos Su Servicio.

Nuestro Amado Supremo está siempre preparado y más que deseoso para clamar por que alcancemos la Cumbre-Realidad más elevada pero, a cambio, espera tan sólo una pequeña sonrisa fervorosa de nuestra parte. Si no Le ofrecemos una pequeña sonrisa fervorosa, Él no podrá crear un envase de receptividad en nosotros. Si no tenemos un receptáculo en nuestro interior, entonces, cuando Él implora por nosotros, no podremos verle implorar o sentir Su Llanto. Nuestro envase de receptividad permitirá que Su Llanto haga eco y resuene en las estancias más profundas de nuestros corazones.

Esto es lo que nuestro Amado Supremo anhela de nosotros para poder implorar y clamar, desde Sus propias Alturas siempre trascendentes, sólo por nuestra salvación, liberación, realización y perfección –por nosotros, sólo por nosotros.

19:05 18 de julio, 1977 En tránsito al Centro Sri Chinmoy en Connecticut