1.

La pregunta eterna del hombre es:
“¿Quién es Dios?


La Respuesta inmediata de Dios es:
“Mi niño, ¿quién más puede ser Dios,
sino tú?