2.

Nunca estoy solo.

Cuando estoy completamente desamparado,
Dios está a mi lado.

Cuando soy absolutamente poderoso,
la humanidad está a mi lado.