15.

Dios nos confía
la Bendición trascendental
de la libertad.

Nosotros Le confiamos
las incontables obligaciones
de nuestra indignidad.