26.

Cuando hablo alto,
Dios me oye fríamente.


Cuando hablo fríamente,
Dios me oye compasivamente.


Cuando hablo en silencio,
Dios me oye con devoción.


Cuando hablo con devoción,
Dios me oye sin reservas
y sin condiciones.