27.

El trabajo por sí solo
no demuestra nada.

El trabajo para la humanidad
demuestra algo siempre apreciable.

El trabajo para Dios
es algo siempre provechoso y adorable.