28.

Debo siempre amar.

Cuando amo a la humanidad,
soy objeto de constante admiración
en el mundo externo.

Cuando amo a Dios,
soy objeto de constante admiración
en el mundo interno.