41.

Mi Señor,
¿qué pasa cuando falla la aspiración?


“Cuando falla la aspiración,
reina la exasperación.

Con toda seguridad,
tu aspiración nunca te fallará.

Lo que te falla
es tu salvaje tentación.