5.

Oh Dios,
¿dónde estás?


“Mi niño,
estoy entre
tu deseo y tu aspiración.


Mi Dios,
¿tienes algo especial que hacer
con mi deseo y mi aspiración?


“Si, hijo mío,
con tu deseo
ato Mi Cuerpo externo
y con tu aspiración
libero Mi Aliento interno.