6.

El Dios de un niño
es su imaginación pura.


El Dios de un adolescente
es su creación segura.


El Dios de un joven
es su frustración fatal.


El Dios de un anciano
es su aspiración que muere e implora.