52.

Mi Señor,
todos los seres humanos creen
que no son amados suficientemente
y que no son comprendidos
correcta y plenamente.

¿Puedo ofrecerles alguna ayuda?


“No, hijo Mío.

Si ellos sienten que no son amados
ni comprendidos,
diles que Me den una oportunidad.

¡Deja que Me prueben!