57.

Mi Señor,
he de hacer una confesión.

Hablo demasiado.

Estoy avergonzado de ello.

¿Cuándo puedo dejar de hablar?


“Puedes dejar de hablar, hijo Mío,
cuando tus escritos comiencen
a hablar por ti.