58.

En el mundo del hombre,
el miedo es el Señor.

En el mundo de Dios,
el amor es el Señor.

En el mundo del hombre,
la ignorancia es el esclavo.

En el mundo de Dios,
la compasión es el esclavo.