70.

Mi muy perfecto Señor, estoy totalmente convencido de que aprecias mi sinceridad.


“No sólo aprecio tu sinceridad, Mi niño, sino que la admiro.
¿Qué te inquieta ahora, Mi niño, sinceridad personificada?


Durante los últimos veinticinco años, mi Señor, he estado usando y explicando e interpretando tres palabras sumamente complicadas: Infinitud, Eternidad e Inmortalidad.
Pero, muy a mi pesar, no sé realmente lo que quieren decir.
Finalmente, he decidido que no engañaré más a la humanidad, ni me engañaré a mí mismo.
Eso quiere decir que ya no usaré más las palabras Infinitud, Eternidad e Inmortalidad.


“Mi dulcísimo niño, no tienes que engañar ni a la humanidad ni a ti mismo.
Te voy a enseñar lo que significan Infinitud, Eternidad e Inmortalidad.
Infinitud significa el Dios realizador, el Dios realizado y que realiza eternamente.
Eternidad significa el Dios revelador, el Dios revelado y que revela eternamente.
Inmortalidad significa el Dios colmador, el Dios colmado y que colma eternamente.