Luz-intuición de los Vedas6

Tanto eruditos como estudiantes discrepan sobre el origen de los Vedas. Encuentro esta controversia ridícula. Los Vedas son tan antiguos como la aspiración consciente del universo. Pero el universo está evolucionando consciente o inconscientemente hacia la perfección, mientras que los Vedas contienen el comienzo de la perfección inspiradora y el fin de la realización iluminadora.

Cuando decimos que los Vedas son eternos, no queremos decir que las cuatro escrituras no tengan comienzo ni fin. Lo que queremos decir es que el significado real de los Vedas, que es el conocimiento de Dios, no tiene comienzo ni fin. Los Vedas son las experiencias y revelaciones directas de los rishis del pasado remoto. Estas experiencias pueden ser vividas por cualquier buscador sincero de la Verdad, en cualquier tiempo y en cualquier lugar.

A diferencia de otras escrituras, los Vedas tienen el corazón sincero y valiente para decir que no son indispensables; no, ni siquiera importantes. Nos dicen que lo realmente importante y supremamente indispensable es la realización del Brahman, el Uno-sin-segundo. No obstante, si queremos estudiar los Vedas, debemos estudiar con la ayuda de un maestro iluminado. Los Vedas mismos instruyen al buscador para que se acerque a un Maestro. También dicen que tenemos que aproximarnos al Maestro con un corazón de humildad y una vida de servicio dedicado.

Karma_, que significa ‘trabajo’ o ‘servicio’, y _jnana_, o conocimiento, son las enseñanzas principales de los Vedas. A través de _jnana realizamos la Verdad absoluta, y a través de karma manifestamos nuestra realización.

Según los Vedas, hay cuatro importantes estadios en la vida: la vida de estudiante, la vida matrimonial, la vida de retiro y la vida de renunciación. La vida de estudiante es auto-disciplina. La vida matrimonial es auto-control y auto-regulación. La vida de retiro es paz y tranquilidad. La vida de renunciación es el ofrecimiento de lo que uno tiene y lo que uno es al Supremo Absoluto.

"Ekam sad vipra bahudha vadanti
  La Verdad-existencia es una.
  Los sabios la llaman por varios nombres."

Esta Verdad-existencia es experimentada y realizada de diferentes maneras por cada buscador de la Verdad infinita según su propio desarrollo interno. Debido precisamente a este sublime mensaje de los Vedas, el corazón religioso de la India es amplio y cosmopolita. El corazón espiritual de la India sabe aceptar otras religiones, apreciar otras religiones y admirar otras religiones. El corazón espiritual de la India se ha dado cuenta de que por cada nueva religión, hay una nueva aproximación a la Meta. Cada camino es correcto e indispensable para sus propios seguidores.

A fin de realizar la Verdad más elevada, necesitamos tres cosas: inspiración, aspiración e intuición. La inspiración nos pide que corramos hacia la Meta. La aspiración nos pide que volemos hacia la Meta. La intuición nos pide que veamos y sintamos la Verdad directamente y crezcamos en la esencia misma de la Verdad.

La palabra sarama simboliza la intuición. Sarama es el sabueso del Cielo que entra en el mundo de la inconsciencia y descubre sus tesoros escondidos: la luz y el deleite. Sarama es el amanecer de la Verdad en un cuerpo dedicado, un vital dinámico y un corazón aspirante. Sarama y el camino recto van juntos. Sarama sigue el camino recto y soleado y arriba a la Verdad. El camino del miedo y la duda, el error y el terror, Sarama nunca lo sigue. Sarama_, secreta y cautelosamente, entra en el corazón de la iluminación, y abierta y valientemente camina en la vida de la revelación, de manera que las fuerzas hostiles no puedan bloquear o destruir su progreso. Para que la Verdad-conciencia pueda ser realizada en su totalidad por todos los buscadores, _Sarama viaja entre el llanto de la tierra y la sonrisa del Cielo. Sarama es el buscador que busca la Verdad-conciencia. Sarama es el amante que ama el ascenso consciente de la tierra y el descenso iluminador del Cielo. Sarama es el jugador que juega con la visión del vidente en el mundo interno, y juega a las escondidas con la aspiración del principiante en el mundo externo.

Los Vedas son simultáneamente el firmamento de Luz y el mar de Deleite. El firmamento-Luz es la vastedad de la Verdad. El mar-Deleite es la inmensidad de la Verdad. Luz y Deleite son corredores perpetuos. A veces la Luz precede al Deleite. A veces el Deleite precede a la Luz. Cuando la Luz toca la conciencia de la tierra, la tierra es transformada divinamente. Cuando el Deleite toca la conciencia de la tierra, la tierra se ve supremamente colmada.

La Luz es el nacimiento de Dios.
El Deleite es la vida de Dios.
La Luz es la sonrisa de unidad universal.
El Deleite es la sonrisa de perfección trascendental.
Luz es lo que Dios tiene.
Deleite es lo que Dios es.


TV 6-es. Smith College, Northampton, Massachusetts, 28 noviembre 1972