50.

Mi Señor,
¿no estás harto de mis quejas?

“No, nunca lo estoy.

Pero si que estoy harto
de tu constante sentimiento
de indignidad.