88.

Mi Señor,
he decidido que a partir de ahora
Te llamaré por un solo nombre:
Compasión Suprema.


“He decidido, Mi niño,
que a partir de ahora
te llamaré por un solo nombre:
Mi Orgullo divino.